Christo (1935-2020) / Jeanne-Claude (1935-2009)

El domingo de la semana pasada murió el artista Christo (Gabrovo, Bulgaria 1935). Jeanne-Claude (Casablanca 1935) lo hizo en 2009.

Entre ambos envolvieron el paisaje natural y construido con miles de metros cuadrados de tela. No fue tarea banal. Crearon algo realmente nuevo sobre lo construido, lo existente, lo ya sabido. El inicio: unas latas, un sofá.

En 1962, realizan este fotomontaje: Wrapped Public Building (Project for Arc de Triomphe, Paris). Mucho antes de envolver el Pont Neuf, el Reichstag o la costa de Little Bay, apuntaron hacia lo más alto: el Arco de Triunfo de París debía ser envuelto. 1962: tenían 27 años.

Del primer proyecto al último, del Arco de Triunfo al Arco de Triunfo. Tras 58 años de recorrido, sin dejar de perder el foco en ese icónico monumento, este 2020 el Arco iba a convertirse en el último objeto envuelto por Christo y Jeanne-Claude. Del 2020 al 2021, pospuesto por la pandemia.

En este hilo se muestra este último proyecto que pronto verá la luz, con Christo y Jeanne-Claude ausentes. Más de 30 producciones, todas diferentes y que subrayan el poder evocador de esa idea tan potente que es envolver un objeto pétreo de gigantescas dimensiones con fina tela.

Tapar ofrece la doble operación de anular lo que ya existe, y de crear algo nuevo.

No obstante, aun tapando opacamente la forma subyacente permanece. La nueva creación tiene mantiene una doble condición: es un objeto nuevo pero mantiene una carga genética. Los envoltorios se mueven entre la figuración y la abstracción; entre la tradición y la modernidad.

En vez de tapar, quizá sea envolver, como las dádivas y las ofrendas. Desde el origen de los tiempos, se envuelve todo lo más valioso, a través de elaborados rituales, más en unas culturas que en otras. A través de ritos antiquísimos esos objetos se transforman simbólicamente, adquiriendo más valor cuando sean desenvueltos.

También se envuelve para preservar. Los pequeños objetos del ajuar, la moneda valiosa. Aquí: una forma categórica y literal de conservar el objeto tapado. El Arco de Triunfo es el Monumento francés por antonomasia. Signo europeo. Tal vez se subraye la crisis de valores.

Pero, valga la paradoja, la conservación literal del monumento es efímera: apenas durará 16 días. En este proyecto temporal, se repiten los hechos: el edificio beauxartiano que ahora se envuelve, al que se le notan sus formas, dijo en su día lo mismo: era un envoltorio de piedra.

El tamaño también nos traslada otra enseñanza: la proeza que supone volver a construir. Rememoramos el pasado de los grandes constructores. Toda la energía que supuso conformar la costa de Little Bay, el trabajo de labrar la piedra de un monumento histórico, tienen su eco en el esfuerzo mental, material y logístico de su envolvimiento.

Desde el punto de vista puramente formal la envoltura es el símbolo de todo el camino que ha sido necesario recorrer para llegar a ese momento. Toda construcción es un conjunto de telas tensadas de una consistencia perfectamente inteligible.

La presencia del objeto puro y abstracto, extraordinariamente grande y perfectamente implantado en un paisaje artificial de traza hausmanniana genera un visión poderosa. Desde cualquier punto de vista se celebra este hallazgo que se mueve entre lo artístico y lo cinematográfico.

La iconografía (del monumento, de la ciudad, del país) acompaña a la imagen. La bandera de la V República. Las luces de los coches en la Ville lumière. La omnipresente torre Eiffel. La Patria. El Triunfo y la Muerte. Un mensaje que se transmite con insistencia. A veces asusta.

El Triunfo y la Muerte; el Arco de Triunfo y la Tumba al Soldado Desconocido: ¡Vous ne rentrerez dans vos foyers que sous des arcs de Triomphe! Y, al mismo tiempo, ¡Ici repose un soldat français mort pour la patrie!

Un gran arco de 1806, victoria napoleónica, diseño de Jean Chalgrin y Jean-Arnaud Raymond. Mucho más apropiado que el fallido elefante de Charles Ribart (1758) y cuya trompa escupía chorros de agua. Christo y Jeanne no hubieran decidido envolver un elefante.

El museo dentro, el mirador arriba. Los buses turísticos rodean el Monumento. La imagen del arco es explotada constantemente. Aquí también. Pero las imágenes de Christo, que hablan ese mismo lenguaje cuasipopular, lo hacen sin retórica.

La imagen puede multiplicarse fácilmente, siempre con rotundo éxito comercial. La re-producción del arte alcanza en esta propuesta un equilibrio ambiguo. Algunos pensarán que esto se traspasa.

La obra artística ya ha comenzado a producirse. El preparativo (económico) para sufragar la gran inversión que esta acción supone son los collages de gran formato que se muestran aquí. El mundo del arte se desenvuelve bien con la mercadotecnia.

Reparando en las imágenes, se puede comprobar otro hecho paradójico: la gran similitud de todas las imágenes, sí, pero también la extraordinaria potencia plástica de todas ellas. La financiación de una gran acción artística a través de una acción bien planteada. La idea es potente sin discusión, y la expresión gráfica, acertadísima.

Aunque este acierto esconde un engaño: casi todos los bocetos que se muestran, salvo este (1988) datan de 2018 y 2019. No son documentos de trabajo. Son producciones una vez el proyecto ya se ha detallado. Son postales prehorneadas. Y como ocurre con los souvenirs, todos son al mismo tiempo iguales pero distintos.

Iguales pero diferentes…

Casi se tocan…

…los souvenirs…

[Fui profesor ayudante –o como se diga– de Análisis de Formas un par de años. Esta propuesta contiene todo lo que cabría esperar de un sobresaliente trabajo de fin de curso. Potencia plástica, oficio en el dibujo y el montaje, y capacidad de sugestión.]

Toda esta producción, próximamente a la venta, es la que garantizará que el proyecto de envolver el Arco se autofinancie: Polipropileno azul reciclable de cerca de 25.000 metros cuadrados; para fijar la tela se emplearán 2.137 metros de cuerda roja en origen y que ahora serán 7.000.

La obra se podrá ver y visitar durante 16 días desde el sábado 18 de septiembre hasta el domingo 3 de octubre de 2021. Centro Georges Pompidou expondrá una retrospectiva.

«Treinta y cinco años después de que Jeanne-Claude y yo empacamos el Pont-Neuf, estoy impaciente por volver a trabajar en París para llevar a cabo nuestro proyecto para el Arco del Triunfo».

¡Hasta siempre, Christo y Jeanne-Claude!

Las imágenes vienen de la página web de los artistas. Os recomiendo que la vistéis: https://christojeanneclaude.net/…/artworks/realized-projects

Christo (1935-2020) / Jeanne-Claude (1935-2009)